FamiliaSin categoria

Reflexiones sobre la matanza masiva de Las Vegas por Charlie Hoehn

Nunca olvidaré el 20 de abril de 1999.

Tenía 12 años y estaba sentado en la clase de arte en la escuela secundaria. Estábamos jugando con arcilla y haciendo esculturas.

De repente, nuestro director apareció en el sistema de audio del colegio. Su voz era temblorosa.

“Tengo un anuncio importante que hacer. Todos los maestros y estudiantes deben escuchar esto. Esperaré 60 segundos para que todos estén en completo silencio “.

El siguiente minuto fue espeluznante. Mis amigos y yo intercambiamos miradas confundidas y nerviosamente nos reímos. Nuestro profesor se llevó el dedo a los labios y nos pidió silencio.

La voz del director volvió al sistema de audio del colegio:

“Hay un tiroteo en la escuela secundaria Columbine. Todos los estudiantes deben irse a casa inmediatamente “.

Columbine estaba a sólo 15 minutos de nosotros.

Recuerdo haber tomado  el autobús a casa. Cuando llegué, mi mamá también me dio la noticia. Reconocí esa valla que aparecía por los noticieros de televisión.  Habíamos conducido por ella muchas veces.

Mi mamá conocía al maestro Dave Sanders. Ella lo había sustituido en Columbine.

En los últimos 18 años, los estadounidenses hemos experimentado demasiados de estos tiroteos masivos. Y quiero compartir algunos de mis pensamientos sobre por qué creo que siguen sucediendo.

Por cierto, este no es un post político sobre las armas o los medios. Es una publicación sobre hombres y su salud emocional.

En los últimos años, me he encontrado estudiando el tema de la salud mental y he aprendido mucho.  Los hombres en los Estados Unidos REALMENTE luchan en este ámbito y tienen muy poco apoyo social o emocional.  Esto afecta a hombres de todas las razas y antecedentes socioeconómicos.

Estaba viendo el discurso apasionado y crudo de Jimmy Kimmel anoche sobre los tiroteos en Las Vegas. Como Jimmy, me sentí enfermo y desconsolado por la tragedia. Pero algo que dijo, me llamó la atención de manera especial:

“Probablemente no haya forma de saber por qué un ser humano puede llegar hacer algo como esto a otros seres humanos”.

Sin embargo, los investigadores saben mucho sobre por qué los seres humanos, especialmente los hombres, hacen cosas como esta.

¿Por qué continúan ocurriendo tiroteos masivos?

Es tentador decir que el motivo de un asesino en masa es simplemente “pura maldad”, o culpar a los medios o las armas, pero eso nos absuelve de mirar profundamente dentro de cada uno de nosotros, como individuos, familiares, amigos y miembros de la comunidad, dejando pasar desapercibidos temas muy importantes.

Ahora bien, no soy un psiquiatra y no sé mucho sobre el tirador de las Vegas. Solo soy una persona estudiosa de la salud mental.

De nuevo, este no es un artículo político sobre armas de fuego.  El fácil acceso a las armas de fuego es una parte del problema, pero no estoy tan interesado en la herramienta como en lo que hace que un hombre la use tan destructivamente.

Tampoco es una publicación en defensa del tirador, ni para hacer que parezca una víctima. Lo que hizo fue un acto horrible. Él es un asesino y no está exento de lo que hizo (aunque realmente siento simpatía por el hermano del que disparó, que parecía estar completamente desprevenido por este comportamiento, y ahora tiene que lidiar con las consecuencias de lo que hizo su hermano por el resto de su vida).

El objetivo de este post es simplemente iluminar lo que está erosionando la salud emocional de los hombres en los EEUU.

1- Los hombres en los Estados Unidos son crónicamente solitarios.

Los niños en los Estados Unidos, al igual que todos los seres humanos, necesitan contacto físico, cuidados, calidez, empatía y relaciones cercanas. Pero a medida que crecemos, la mayoría de nosotros perdemos esos componentes esenciales de nuestra humanidad.

Lo que es peor: no tenemos idea de cómo pedir esas cosas, o admitir que las necesitamos, porque tememos que nos haga parecer débiles.

Como hombre, podrías estar pensando: “A mí no me pasa eso, tengo amigos con los que salgo a beber”. Yo juego al póker con los muchachos. Tengo amigos “.

¿Pero tienes confidentes? ¿Tienes amigos masculinos con los que puedes ser realmente vulnerable? ¿Tienes amigos a los que puedes confiar tus secretos, con los cuales puedes ser 100% tu mismo, que puedes abrazar sin pensar “No soy homosexual” y sin sentirte tenso o incómodo mientras lo haces?

Para muchos hombres, la respuesta es “no”. Por lo tanto, pasamos la mayor parte de nuestra vida fingiendo que no pasa nada.

Desde una edad temprana, tenemos un ideal perjudicial de masculinidad. Parte de ese ideal nos dice que los hombres de verdad hacen todo por su cuenta. Los hombres de verdad no lloran. Los hombres de verdad expresan enojo a través de la violencia.

El subproducto es aislamiento. La mayoría de los hombres pasan la mayor parte de su vida adulta sin amistades verdaderas. Hablamos de una completa incapacidad para liberar el enojo o la tristeza de una manera saludable.

Hay un documental fantástico llamado The Mask You Live In, que explica cómo los niños en nuestra sociedad finalmente se convierten en adultos mentalmente inestables. Mi amigo Ryan me recomendó esta película, después de confesarme que lloró mientras la veía.  Yo lloré también.

Simon Sinek se hizo eco de ideas similares en el show de Glenn Beck:

“Estamos viendo un aumento de la soledad y el aislamiento. Nadie mata cuando tiene hambre; nos matamos cuando estamos solos.

En la década de 1960, hubo un tiroteo en una escuela.

En la década de 1980, hubo 27.

En la década de 1990, hubo 58.

En la última década, fueron más de 120.

No tiene nada que ver con las armas, tiene que ver con personas que se sienten solas.

¿Cómo combatimos la soledad que sienten los niños?

Todos ellos atacaron a las personas de su propia comunidad y todos atacaron a las personas a las que culpaban por su propia soledad.

Esta soledad se agrava a medida que los hombres crecen. Sin mayores amistades o un fuerte sentido de comunidad, el aislamiento enloda al alma y la enloquece. . Estás solo. Cualquier humillación de alguien que te importe puede ser emocionalmente traumatizante. Después de suficientes rechazos y sentirse como un paria, comienzas a creer que las personas son simplemente crueles y que no vale la pena el esfuerzo. Percibes a las personas como amenazas. Y los efectos en nuestra salud son devastadores.

El Dr. Dean Ornish, fundador del Instituto de Investigación de Medicina Preventiva, nos habla sobre los efectos de la soledad: “No conozco ningún otro factor: ni la dieta, ni el fumar, ni hacer ejercicio, ni el estrés, ni la genética, ni las drogas, ni la cirugía, que tenga un mayor impacto en la incidencia de enfermedad y [posibilidad de] muerte prematura, que la soledad. “Antes de preguntar:” ¿Cómo pudo hacer tal cosa? “, tenemos que entender cómo se sentía esa persona a diario, y cómo esos sentimientos crecieron a lo largo de los años.

2- Los hombres en Estados Unidos se ven privados de oportunidades de juego.

Tal vez se ofenda con esta sugerencia. ¿Cómo puede hablar este tipo de juego después de un tiroteo masivo? ¡Jugar es para niños!

Que equivocados estamos.

El Homo sapiens juega más que cualquier otra especie. Es imposible evitar que un humano juegue. Jugamos poco después de que nacemos, y los humanos más sanos (y menos estresados) tienden a jugar durante toda su vida. El juego puede ser el mejor regalo de Dios para la humanidad. Es cómo formamos amistades, aprendemos habilidades y dominamos las cosas difíciles que nos ayudan a sobrevivir. El juego es una válvula de escape para el estrés y una salida para la creatividad. El juego nos trae música, comedia, baile y todo lo que valoramos.

Sobre todo, jugar es cómo nos relacionamos entre nosotros, es cómo nos comunicamos “Es seguro que estemos cerca, no soy una amenaza”. El juego es cómo formamos conexiones con otros humanos.

La ironía es que la soledad no sería un problema si todos tuviéramos tiempo suficiente para jugar. No solo tendríamos amistades más profundas, sino que también tendríamos mejores relaciones con nosotros mismos. El juego nos permite disfrutar de nuestra propia compañía.

Existe una fuerte correlación entre la privación del juego y la enfermedad mental. Cuando privas a los mamíferos del juego, esto lleva a la depresión crónica. Cuando privas a un niño humano del juego, su salud mental y emocional se deteriora. La supresión del juego tiene enormes consecuencias para la salud.

“¡Pero al tirador de Las Vegas le encantaba jugar! ¡Fue a cruceros!”

Ese no es el tipo de juego del que estoy hablando. Para entender mejor esta dinámica, tenemos que mirar el trasfondo de otro tirador masivo. En 1966, Charles Whitman le disparó a su esposa y a su madre. Luego, subió a la torre de la Universidad de Texas en Austin y le disparó a 46 personas. En total, asesinó a 16 personas. En ese momento, éste fue el mayor tiroteo en masa de este tipo en la historia de los Estados Unidos. Stuart Brown y su equipo de investigadores recibieron el encargo de averiguar qué tenía “El francotirador de Texas” en común con otros asesinos en masa. Adquirieron una visión clave cuando examinaron su infancia. Brown recuerda: “Ninguno de ellos se involucró en juegos en donde hubiese contacto físico. El vínculo que llevó a Charles Whitman a producir este crimen fue una increíble supresión del juego a lo largo de su vida por parte de un padre muy dominante y muy perturbado.

El juego saludable y alegre debe tenerse para prosperar. Los niños necesitan jugar a luchar con sus papás, y necesitan hablar con otros niños. Los padres y maestros necesitan jugar con sus hijos. Pero lo más importante es que deben alentar a los niños a que salgan a jugar. Y luego, dejarlos ser.

“Son las 10 en punto. ¿Sabes dónde están tus hijos?

Desde que se emitió ese famoso anuncio, los padres se han visto con vergüenza vigilando a sus hijos como un halcón.

Si dejas que tu hijo camine solo por la calle, lo más probable es que recibas una llamada de otro padre, o los policías lo recogerán.

A nuestros hijos se les ha despojado de su derecho a experimentar la vida en sus propios términos. En un esfuerzo por mejorar los puntajes de los exámenes de nuestros niños y mejorar sus currículos futuros, hemos eliminado casi todas sus oportunidades de juego libre. El recreo ha sido sacrificado para que los niños puedan prepararse mejor para los exámenes, y las píldoras se recetan a los niños cuyos cuerpos y mentes claman por jugar. El resultado: la generación de niños estadounidenses más ansiosos, deprimidos y suicidas de la historia. Esto está en consonancia con la investigación del Dr. Peter Gray, que estudió la epidemia de enfermedades mentales y el declive en el juego: “Durante el último medio siglo, en los Estados Unidos y otras naciones desarrolladas, el juego libre de los niños con otros niños se ha reducido drásticamente. En el mismo período, la ansiedad, la depresión, el suicidio, los sentimientos de impotencia y el narcisismo se han incrementado notablemente en niños, adolescentes y adultos jóvenes… La disminución del juego ha contribuido al aumento de la psicopatología de los jóvenes.

Por eso creo la enfermedad mental puede ser la mayor crisis de salud que afrontemos en la actualidad, ya que muchos niños crecerán sintiéndose solos, sin saber jugar para mejorar sus relaciones y con una completa incapacidad de buscar apoyo emocional cuando lo necesiten.

En el capítulo más memorable de “So You’ve Been Publicly Shamed” (Así que has sido avergonzado públicamente), el autor describe la investigación de James Gilligan, un psiquiatra de la Facultad de Medicina de Harvard en los años setenta.

Gilligan fue invitado a estudiar a las prisiones y hospitales psiquiátricos de Massachusetts, donde entrevistó a prisioneros asesinos. Él incluyó en su cuaderno esta desgarradora observación:

“Todos dijeron que ellos mismos habían muerto antes de que comenzaran a matar a otras personas… Se sentían muertos por dentro. No tenían capacidad para los sentimientos. Sin sentimientos emocionales, o incluso sentimientos físicos. Todos los criminales violentos guardaban un secreto. Un secreto muy importante. Y ese secreto era que se sentían avergonzados, profundamente avergonzados, crónicamente avergonzados. Aún no he visto un acto serio de violencia que no haya sido provocado por la experiencia de sentirse avergonzado, humillado, irrespetado y ridiculizado”.

TODOS NOSOTROS enfrentaremos tiempos difíciles en nuestras vidas donde experimentaremos vergüenza, humillación, falta de respeto y ridículo. ¿Sabes lo que nos ayudará a superar esos tiempos difíciles? La amistad: el amor y apoyo que recibes de las personas a quienes realmente les importas. Esa amistad que nace precisamente mientras jugamos.

“Nunca más tuve amigos como los que tenía cuando tenía doce años”- Película Stand by Me, línea final.

Cualquiera que sea el caso, estos factores sobre los asesinos en masa a menudo son ciertos:

  1. Están profundamente solos. No tienen amistades significativas en las cuales puedan apoyarse, y muy pocas personas de calidad en las que puedan confiar.
  2. Experimentaron privación de juego. El resultado fue que su habilidad innata quedó seriamente dañada y luchan por mantener una conexión emocional saludable con ellos mismos y con los demás.
  3. Están profundamente avergonzados. Experimentaron un sentimiento extremo de ridículo, rechazo o humillación.

¿Hay otros factores en juego aquí?

Absolutamente. Los tiroteos en masa son complejos, y también lo son las personas. No encajan perfectamente en nuestras narrativas.

¿Los tres factores anteriores siempre conducen a un comportamiento asesino?

Por supuesto que no. Pero con el tiempo, destruyen la salud emocional de un individuo. Y ese es el punto.

Creamos una cultura donde los dos primeros factores, la soledad y la privación del juego, afectan a todos. Y como la amistad y el fortalecimiento de las relaciones humanas lucha por echar raíces en este entorno, aumenta la probabilidad que nos sorprenda el tercer factor: la vergüenza.

A pesar de que estamos en el período más seguro en la historia de la civilización, estos tiroteos masivos seguirán sucediendo en Estados Unidos. Suceden todos los días. Las armas son parte del problema, y ​​también lo son los medios. Pero hay un problema mayor: Somos una cultura que continuamente descuida la salud emocional de nuestros niños y nuestros hombres.

La buena noticia es que usted, como individuo, puede marcar la diferencia.

Acércate a alguien que piensas que podría estar solo e invítalo a hacer algo divertido juntos. Sigue invitándolo. Genera poco a poco una relación de confianza. Da el ejemplo, siendo una persona con la que la gente se sienta segura y confiada.

Si has notado que la personalidad de alguien que conoces ha cambiado drásticamente, invítalo a hacer algo juntos. De esta manera, quizás puedas estar salvando su vida y la de muchos.

Charlie Hoehn es el autor de este artículo. Tiene un libro que se titula Play It Away. Ha hablado sobre el tema de la salud mental en el Pentágono, las bases militares de EE. UU., Stanford y TEDx. Puede obtener sus libros gratis en CharlieHoehn.com.

La traducción del artículo fue hecha por Germán Saltrón Mellado, Presidente y Fundador de Luddos.

2 thoughts on “Reflexiones sobre la matanza masiva de Las Vegas por Charlie Hoehn

  1. Excelente reflexión hermano, Hay mucho de cierto en ello por no decir que es la base fundamental de los desequilibrios y daños mentales… Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *